El CD Cumple su 25 Cumpleaños

Autor: Comentar
Comparte este artículo
El CD Cumple su 25 Cumpleaños

Ya hace 25 años que el CD entró en nuestras vidas. Pese a que está compitiendo en el mercado con los reproductores MP3, PM4 e iPods, todavía mantiene una gran utilidad, aunque estos nuevos reproductores están ganándole el terreno poco a poco. Son unas cuantas las utilidades que aún posee el CD: Guarda nuestra música favorita para escuchar, por ejemplo, en nuestros coches, guardia nuestras fotografías hechas con nuestras cámaras digitales e, incluso, nuestros vídeos más divertidos. Hagamos un breve repaso por la historia del mítico CD.

El disco compacto, conocido comunmente como CD debido a las siglas de su nombre en inglés (Compact Disc), es un soporte digital óptico que se usa para almacenar todo tipo de información: música, datos, documentos, vídeos, imágenes

La historia de este invento empezó en el año 1979. Kees Immink, trabajador de Philips, y Toshí Tada Doi, empleado de Sony, desarrollaron el primer disco compacto. Un año más tarde, ambas empresas empezaron a distribuir estos discos, aunque su acogida entre el público no fue muy existosa. La razón era evidente, por aquellos años se vivía una depresión económica que hizo que las ventas de los primeros CDs fueran escasas. Fue entonces cuando Philips y Sony deciden diversificar el uso del disco compacto y lo dirigen hacia el mercado de la música clásica. En 1981, un director de orquesta llamado Herbert Karajan promovió el uso de los CDs en el Festival de Salzburgo, hecho que hizo que el disco compacto desplegara como un recurso de almacenamiento sin precedentes.

Siguiendo con la expansión del CD, en 1984 éste se dirige al mercado de la informática. En estos primitivos CDs se podía almacenar hasta 600 MB y su diámetro de la perforación central se determinó en 15 mm. La decisión de la medida de este diámetro ha pasado a la historia como una mera anécdota, ya que sus creadores se inspiraron en el diámetro de la moneda de 10 centavos de florín del país holandés. Cuando se pensó en desarrollar el CD de 12 cm de diámetro se inspiraron en la anchura de los bolsillos de las camisas de hombre porque, según Sony, todo debía caber en ese espacio.

Los materiales que componen el CD son el policarbonato y una capa refrectante de aluminio. El funcionamiento de éste en nuestros aparatos de música se podría resumir de la siguiente manera: El lector de CD que posee nuestro equipo musical proyecta una luz de láser sobre el disco, de tal forma que se produce la lectura de los datos que almacenamos en el disco compacto, ya sean datos, música, vídeos…

Fue tan amplio su crecimiento, sobre todo porque ofrece una enorme calidad en los datos que están almacenados en él, que, poco a poco, se empezaron a darle nuevos usos y aplicaciones dando lugar a los, llamados, CD-ROM y DVD.

Desde que la “Sinfonía Alpestre”, compuesta por Richard Strauss y los valses de Chopin fueron almacenados, por primera vez, en un CD, fueron muchos los grupos musicales que, tras observar las características y las ventajas del disco compacto, se lanzaron a incluir sus canciones en este nuevo invento. ABBA fue el primer grupo musical que se embarcó en esta aventura y grabó su album “The Visitors” en formado CD. Pero su máximo apogeo llegó en el año 1985, cuando Dire Straist presentó su trabajo “Brothers in Arms” editado, al completo, en formato digital. A partir de ahí, prácticamente toda la música se pensaba para ser grabada en este nuevo formato y han sido un total de 200 mil millones de discos los que se han vendido en disco compacto desde su creación.

Como siempre ocurre con el avance de las nuevas tecnologías, es normal que, con el paso del tiempo, el CD se impusiera a las cintas de casette o al vinilo, dejándolos completamente obsoletos y quedando éstos reducidos al mercado de los coleccionistas.

Paradójicamente, como hizo el CD con estos obsoletos formatos, ahora es éste el que está retrocediendo en sus pasos. La llegada de los reproductores MP3, MP4, las descargas de música y los iPods están dejando obsoleto al gran invento de los años 80. Los especialistas más derrotistas y pesimistas auguran un futuro muy oscuro para el CD y consideran que el disco compacto sufrirá la misma decadencia que vivieron en su época el casette y el vinilo, pero para eso tendremos que esperar algunos años ya que el CD todavía hoy sigue teniendo un uso bastante amplio, a pesar del retroceso en las ventas de CDs.

Si deseaís obtener más información sobre la historia del CD, consultad las siguientes páginas web:

Duplimaster.com

Templobinario.com

Wikipedia.org

Por:
Etiquetas:
Categorías: General


0 Comentarios Enviar un comentario