>TecnoCosas

Consejos para ahorrar energía con la calefacción del hogar

Autor: Comentar
Comparte este artículo
Con el frío se incrementa el uso de electricidad y las facturas crecen de forma exponencial. Sin embargo existen medidas que puedes tomar para reducir los gastos y que te pueden ayudar a optimizar tus recursos. Algunas de ellas son:

Consejos para ahorrar energía con la calefacción del hogar

Revisar el estado de tu instalación

Antes de que comience la época de frío es recomendable hacer una revisión del estado de tu caldera. Para ello es recomendable que acudas a un profesional para que no sólo le eche un vistazo sino que también te ayude a configurarla para optimizar su rendimiento. Si logras optimizar los recursos que emplea tu caldera al final estará ahorrando en combustible y esto se reflejará en tu factura.

En caso de que cuentes con una caldera antigua y no sea digital deberás plantearte renovarla, si no puede ser este año que sea al próximo. Puede que tengas que hacer una inversión significativa pero a largo plazo podrás ahorrar en la factura de la luz.

Si cuentas con varios radiadores también deberás de purgarlos antes de volver a ponerlos en funcionamiento de forma habitual. Normalmente durante los meses de inactividad los conductos tienen a atascarse lo cual impide la circulación del calor y por lo tanto rinden menos.

Malas prácticas

Una de las costumbres más extendidas es poner ropa encima de los radiadores para que se caliente. Sin embargo esto no es una buena idea. Ten en cuenta que la misión de un radiador es enviar corrientes de aire caliente por toda tu casa. Si pones ropa u otros obstáculos encima del radiador el proceso para calentar la casa se ralentizará y además tus caldera se verá forzada e incrementará el consumo de recursos.

¿Tu vivienda está correctamente aislada?

La factura de la luz está directamente relacionada con el grado de aislamiento térmico de tu vivienda. Si tu casa no está bien aislada te verás obligado a utilizar la calefacción más de lo necesario. Presta atención a las ventanas (un 25% del calor que se pierde a través de ellas) y asegúrate de aislarlas bien. La solución más eficaz suele ser el uso de dobles cristales aunque requiere de una inversión considerable.

No pierdas de vista las rendijas de ventilación y si es necesario sustitúyelas por otros modelos que cuenten con una abertura más reducida. Las rendijas de debajo de las puertas son otra de las principales vías de fuga. Una buena forma de aislarlas es utilizar alfombras o burletes aislantes.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Especiales


0 Comentarios Enviar un comentario


    Utilizamos cookies de terceros para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Para poder seguir navegando necesitamos que aceptes su uso. más información

    Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

    Cerrar