Publicidad invasiva

Autor: 2
Comparte este artículo
Cada vez que abrimos la página de algún periódico digital, revista o cualquier medio de comunicación en la red nos avasallan con publicidad. No hay forma de escapar. Ya no son solo los banners que se colocan arriba o a la izquierda de la ventana, sino que aparece una página a toda pantalla impidiéndonos ver el contenido que realmente estamos visitando.
En ocasiones aparece la X o la frase cerrar ventana para ir rápidamente al contenido. Pero en otros casos no aparece o no funciona.

publicidad

La gente aborrece la publicidad en Internet. Ya está cansada de ver publicidad por todos sitios y tener que aguantarla también en la red. Sin embargo, mientras menos publicidad queremos más nos ofrecen. En la red, hay menos de un 1% en clics a banners o anuncios de texto. Además, hay estudios que demuestran que la gente cada vez desarrolla más ‘ceguera’ a la publicidad.

La publicidad está contaminando la red, sobre todo los buscadores. Cada vez más los publicistas se insertan en enlaces en páginas de texto de prestigio no para que la persona que lo lea haga clic en él, sino para que Google u otros buscadores lo indexen y se posicione mejor.
La publicidad está centralizada en determinados dominios. Para evitarla se puede conseguir que el ordenador no se ponga en contacto con estos dominios. Para ello, hay que modificar el contenido del fichero hosts. Ahí, incluiríamos la línea con el dominio que queremos evitar para que al abrir una página web, nuestro navegador en vez de dirigirse directamente al dominio pregunte antes a nuestro ordenador, y como éste no tiene esa publicidad no nos aparecerá.
Pero esto no siempre funciona, ya que a veces anulamos el dominio entero. O en otros casos los banners están en el mismo servidor con las páginas donde está la información que queremos. Si anuláramos el dominio entonces estaríamos anulando también las webs que nos interesan.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Especiales, Internet


2 Comentarios Enviar un comentario


  • avatar
    Taxideral

    Todo muy lindo pero mientras leo tu artículo aprecio más de un anuncio google 😉

  • avatar
    Jaime Cavazos

    Sugiero que cada uno nos tomemos el tiempo para mandar un mensaje a “contacto” del anuncio invasivo, diciendo que ABORRECEMOS ese tipoo de publicidad y JAMAS compraríamos algo por la molestia que nos causa. Tal vez al recibir cientos o miles de mensajes así opten por no hacerlos