>TecnoCosas

Comparativa de Navegadores Web

Autor: 1
Comparte este artículo

navegadores


Los navegadores web (o browsers) son la herramienta esencial para que podamos desplazarnos por Internet, accediendo a las diferentes páginas. Por ello, en la actualidad podemos encontrar decenas de aplicaciones de este tipo. Ahora bien, ¿en qué se diferencian entre sí?. Hoy nos proponemos facilitaros la tarea de elegir uno, mostrándo las características de los cuatro principales navegadores: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Opera y Netscape Navigator.

Pero comencemos por lo básico: un navegador es una aplicación destinada a recuperar y visualizar la información contenida en las diferentes páginas web, a la vez que permite desplazarse entre éstas. Dicho de otro modo, es el programa que nos traduce el código en que está realizada la página, convirtiéndolo en aquello que representa (texto, imágenes, sonidos, etc).

Sin embargo, con el tiempo los navegadores web han ido evolucionando, y hoy en día, además de servir como simples intérpretes de la información, nos ofrecen una amplia gama de herramientas y opciones añadidas: desde la posibilidad de añadir plug-ins o complementos independientes que mejoren sus características, hasta detalles, como la exploración por pestañas, que faciliten la navegación por internet.

Veamos a continuación las principales ventajas e inconvenientes de cada navegador:

Internet Explorer: Creado en 1995 como una apuesta tardía de Microsoft por introducirse en este campo, protagonizó junta al Netscape la llamada guerra de los navegadores, de la que salió vencedor. Desde entonces se ha consolidado como el navegador más utilizado del mundo, introduciendo constantes mejoras en cada versión. La última de ellas, IE 7.0, incluye novedades como la mejora de su interfaz, la navegación por pestañas (por primera vez en esta familia de navegadores) o la introducción de un filtro de phising.

Sin embargo, aún mantiene uno de los principales inconvenientes que se han atribuido históricamente a este navegador: la falta de seguridad. Se han descubierto ciertos fallos que aumentan la vulnerabilidad ante los posibles ataques, a lo que habría que añadir la existencia de algunos problemas a la hora de ejecutar miniaplicaciones java, o la baja compatibilidad para con el resto de navegadores. Con todo, se mantiene como el más popular de todos, aunque su cuota de mercado se encuentre, actualmente, en retroceso.

Mozilla Firefox: Surgido en 2002 como una rama experimental del proyecto Mozilla, tuvo que cambiar su nombre en varias ocasiones hasta adoptar su denominación actual. Poco a poco ha ido haciéndose hueco en el mercado, hasta convertirse a día de hoy, con su versión 2.0, en el segundo navegador más empleado, con una cuota cercana al 10%.

Entre las razones de su éxito encontramos el uso de pestañas, la inclusión de un bloqueador de ventanas emergentes, el respeto a los soportes estándar de programación y, principalmente, su nivel de seguridad, gracias a la compatibilidad con Java para la interacción con el usuario, evitando así los problemas derivados de ActiveX. Otra de sus señas de identidad es el alto grado de personalización que permite, principalmente mediante el uso de extensiones que añadan nuevas funcionalidad y apariencias al navegador.

En cuanto a sus aspectos negativos, los principales inconvenientes que se achacan a Firefox son el tiempo de carga de las páginas, ligeramente superior que el de la mayoría de sus competidores, y el consumo excesivo de memoria que ocasiona en el equipo. Este último problema se debe, en muchos casos, al mal funcionamiento de ciertas extensiones, por lo que conviene asegurarnos de su idoneidad antes de instalarlas.

Opera: Creado por la compañía noruega Opera Software en 1994, actualmente ostenta el tercer puesto en el ranking de navegadores más utilizados. Tras haber modificado su naturaleza en varias ocasiones, actualmente, y desde la versión 8.50, es gratuito. Fue de los primeros navegadores en incluir la navegación por pestañas, a lo que hay que añadir su alto grado de seguridad, velocidad e innovación constante. Además, está ganando popularidad gracias a su implantación en todo tipo de dispositivos, como teléfonos móviles o videoconsolas con acceso a internet.

Con todo, su cuota de mercado sigue siendo muy baja, en parte debido a que fuese de pago en sus comienzos, a lo que hay que añadir que no sea de código libre, es decir, que los usuarios no puedan modificarlo y adaptarlo a sus necesidades.

Netscape Navigator: Primer navegador comercial de la historia, durante un tiempo se mantuvo como el estándar de este tipo de aplicaciones, hasta la aparición del Internet Explorer en 1995. Comenzó entonces una larga disputa entre ambos por lograr el liderazgo del mercado, del que finalmente Netscape no salió bien parado. Con el tiempo su uso fue descendiendo, por lo que la compañía decidió convertirlo en un programa de código abierto. A día de hoy puede considerarse al proyecto Mozilla, surgido en 1998, como su sucesor.

La última versión lanzada al mercado fue Netscape 8.0, basada en Mozilla Firefox, aunque se espera que próximamente sea lanzada la versión 9.0, de la que ya está disponible una versión beta. Entre sus principales posibilidades destaca la integración con el portal de Netscape, así como la compatibilidad con las extensiones de Firefox y la autocorrección de las direcciones URL erróneas. Sin embargo, desde algunos sectores se apunta como algo negativo la eliminación de ciertas funciones presentes en versiones anteriores, como el lector de RSS.

Desde aquí podréis descargaros las últimas versiones disponibles de cada navegador:

Internet Explorer 7

Mozilla Firefox 2.0.0.6

Opera 9.23

Netscape Navigator 9.0b3 (inglés)

Para más información:

Tabla comparativa de navegadores web

Gráfico representativo de la cuota de mercado

Por:
Etiquetas:
Categorías: General


1 Comentarios Enviar un comentario


  • avatar
    Franxp

    Interesante artículo cuanto menos, aunque me gustaría dejar una reseña personal a favor del Opera, programa que uso a diario desde hace unos meses y al que me cambié tras haber estado usando el Mozilla Firefox.

    La mejora fue espectacular, sobre todo en cuanto a la velocidad y a la gestión de recursos, un menor uso de la RAM se nota, y mucho.

    Un saludo

Utilizamos cookies de terceros para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Para poder seguir navegando necesitamos que aceptes su uso. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar